Lo que deberías saber sobre la Diabetes Infantil

En los últimos años se ha producido un aumento considerable del número de casos de niños y niñas diagnosticados de diabetes, llegando incluso a considerarse actualmente la diabetes infantil la segunda enfermedad crónica más común en la infancia. El número de niños afectados con esta enfermedad varía mucho según el país de origen. En España, por ejemplo, se estima que existen aproximadamente 30.000 casos de diabetes infantil en niños menores de 15 años, según la Federación de diabéticos españoles.

El  aumento de niños y niñas con este trastorno se debe principalmente al crecimiento del índice de obesidad infantil, asociado a una vida sedentaria y a los malos hábitos alimenticios. Los factores genéticos también pueden influir en la posibilidad de que un niño desarrolle esta enfermedad crónica.

 

Pero, ¿qué es realmente la diabetes infantil? La diabetes se caracteriza por una alteración en la producción de una hormona llamada insulina, la cual es segregada por el páncreas. Es esta hormona la que ayuda al organismo a transforma el azúcar (o glucosa) en energía, promoviendo así un buen funcionamiento del cuerpo humano. La cantidad de insulina liberada depende mucho de la cantidad de azúcar que se ingiere. Si consumimos más alimentos ricos en carbohidratos (patatas, arroz, galletas, etc.), estaremos exigiendo al páncreas trabajar mucho más de lo normal. Por lo que los pilares más importantes de su tratamiento son medirse la glucosa en sangre varias veces al día, auto inyectarse insulina de forma subcutánea y realizar una dieta adecuada.

La diabetes infantil comporta una serie de consecuencias, tanto a largo plazo como en el desarrollo de las actividades de la vida diaria de los niños diagnosticados de esta alteración. Destacar fundamentalmente a largo plazo, y si no es tratada debidamente, la pérdida de la visión, la hipertensión y la insuficiencia renal.

diabetes-528678_1920

Además, en los últimos años un nuevo estudio ha demostrado que los niños diabéticos pueden tener dificultades para conseguir un buen sueño nocturno, lo que se traduce en un peor control del azúcar en sangre, un bajo rendimiento escolar y consecuentemente una mala conducta y comportamiento del niño.

Todo esto nos lleva a preguntarnos si existe alguna forma de prevenir esta enfermedad en nuestros niños y niñas. La prevención de la diabetes infantil sí es posible, y además puede empezar con la lactancia materna, evitando así la alimentación artificial, rica en azúcares innecesarios durante esta fase. Es muy importante también fomentar la actividad física en los niños, evitando que lleven una vida sedentaria, permaneciendo mucho tiempo delante de la televisión, el ordenador o los videojuegos. Además, para que esta actividad física sea eficaz es fundamental la forma en que se alimenta el niño. Es necesario que los menores disfruten de una alimentación saludable rica en frutas, vegetales, carbohidratos complejos y menos azúcares procesados. Y por último recordar que el control médico también es importante, sobre todo en los niños con factores hereditarios o que desde pequeños muestran tendencia a engordar.

Stop Diabetes

Me gustaría terminar diciendo que diabetes y educación deben ser dos términos inseparables, de hecho es más importante prevenir que curar la diabetes infantil; eduquemos a nuestros niños y niñas en buenos hábitos saludables, y sólo así conseguiremos disminuir el número de pacientes diagnosticados de diabetes infantil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *